IDENTIFICATE flechaCESTA DE LA COMPRA(0)
Pinterest
 
 

DISFRUTA DE UNA NAVIDAD SIN SOBRESALTOS

18/12/2018

Las alergias alimentarias y las intolerancias son cada vez más frecuentes y, según las últimas estadísticas, ya afectan a 8 millones de personas en el mundo. Es cierto que cualquier comida puede provocar estas molestas reacciones, pero es ahora en Navidad, cuando llegan las comilonas familiares y de amigos, cuando más urgencias hospitalarias se producen.

Por eso, como queremos que pases una feliz Navidad sin sobresaltos, te ofrecemos una serie de consejos y aclaraciones que te pueden ayudar a elegir bien lo que comes durante estas fiestas.

Existen alimentos que estadísticamente causan la mayor parte de reacciones alérgicas: cacahuetes, huevos, leche, mariscos, nueces, pescado, soja y trigo.

Mientras una alergia es un problema que puede llegar a ser grave e incluso letal, las intolerancias son menos graves aunque no hay que perderlas de vista porque te aguan las fiestas.

Afortunadamente, en 2005 se aprobó un Real Decreto en el que se obligaba a que en las etiquetas de alimentos se informase de la presencia (aunque fuese en cantidades ínfimas) de 12 alérgenos. Aún asi, como más vale prevenir que curar, apunta estos cinco consejos para estas navidades:

  • Lee detenidamente los ingredientes. Aunque puede parecer algo obvio, ¿lo haces? Las prisas o el exceso de confianza en muchos de los productos que compramos e ingerimos pueden jugarnos una mala pasada. Por eso, es aconsejable leer detenidamente la lista de ingredientes y alérgenos,sobre todo de aquellos alimentos que se consumen por primera vez.
  • ¡Trazas! Cuidado. Puede que en el listado de ingredientes no aparezca, pero muchos alimentos pueden contener trazas. Buen ejemplo de ello son los patés y embutidos, que pueden contener trazas de leche, o los bombones de chocolate, que pueden contener harina.
  • Ante la duda… Hay que ir a lo seguro. También es importante poner atención a la contaminacion cruzada, sobre todo a la hora de cocinar en casa. Hay que lavar bien los alimentos, además de no mezclar los utensilios de cocina.
  • Mejor pecar de pesado. Si comes fuera, avisa al camarero de nuestra alergia o intolerancia para que pregunte en la cocina y así te aseguras de que no te servirán nada que no puedas tomar. Las personas con anafilaxia y que pueden tener una reacción alérgica más grave deben llevar siempre consigo una inyección intramuscular de adrenalina, ya que el establecimiento no tiene porqué contar con ella.
  • Adiós a lo crudo. En estas fechas mejor olvidarse de los pescados crudos (goodbye sushi) y si se opta por cenar o comer pescados frescos como lubina, salmón, atún o dorada, es fundamental que estén bien cocinados antes de consumirlos ya que los pescados crudos pueden tener anisakis y provocar reacciones alérgicas a todo tipo de personas.